Serif Fonts

Una serif fuente es una fuente con pequeños trazos o prolongaciones al final de sus trazos más largos. Las gracias tienen su origen en las antiguas mayúsculas cuadradas romanas y se generalizaron con la llegada de la imprenta. Suelen utilizarse en libros, revistas y periódicos, ya que las gracias fuentes se consideran más fáciles de leer en casos de uso de formato largo. Ejemplos de estilos con gracias fuente son las gracias de estilo antiguo fuentes, como Garamond; las gracias de transición fuentes, como Times New Roman; las gracias de tipo did one o modernas fuentes, como Bodoni; y las gracias de tipo slab fuentes, como Rockwell.

Preguntas más frecuentes
¿Cuáles son algunos ejemplos de serif fuentes?
Las serifas fuentes son omnipresentes, por lo que enumerar ejemplos de serifas fuentes podría convertirse en una tarea abrumadora. Algunas serifas famosas fuentes son Times New Roman, Garamond, Cambria y Georgia. Son muy conocidas porque están preinstaladas en casi todos los ordenadores del sistema fuentes. Courier es otra conocida fuente con gracias fuente, técnicamente llamada monoespaciada fuente. Otros ejemplos populares de serifas fuentes son Sabon, Recoleta y FF Meta Serif.
¿Son las serifas fuentes más fáciles de leer?
La respuesta corta es sí, las serifas fuentes suelen ser más fáciles de leer que otros géneros, sobre todo en letra impresa y usos largos. Las serifas suelen tener una fuerte distinción visual entre ellas, lo que facilita al ojo reconocer la letra y al cerebro interpretarla. Esto supone menos esfuerzo para el lector a lo largo de una sesión de lectura más larga. Por supuesto, no hay dos fuentes iguales, por lo que algunas serifas fuentes pueden ser más fáciles de leer que otras, y ciertamente hay otras sin serifas fuentes, en particular muchas humanistas sans serif fuentes, que son muy fáciles de leer.
¿Son buenas las serifas fuentes para la lectura en línea?
Las serifas fuentes son buenas para la lectura en línea, pero los diseñadores deben tener cuidado al utilizarlas en entornos móviles. Las serifas fuentes tienen más detalles que las sans serifas fuentes, no sólo debido a sus serifas, sino también porque muchas serifas fuentes tienen mucho contraste. Estos detalles son difíciles de representar en pantallas pequeñas y el resultado puede ser pixelado y borroso. Esto hace que las serifas fuentes sean buenas para la lectura en línea de artículos y textos en pantallas grandes, pero hace que las sin gracias sean una mejor opción para textos de UX y aplicaciones creadas para smartphones y smartwatches.